Artist statement

Recuerdo que tenía cuatro o cinco años cuando vi por primera vez ‘When the Wind Blows’, de Jimmy Murakami. Fue entonces cuando tomé consciencia del dolor, el envejecimiento y la muerte… tratar de ponerme en la piel de tanta gente víctima de la sinrazón, supone en mi obra la rutina diaria para conseguir extraer la lírica en la desolación…

Desde ese paradigma, comienzan a tomar forma los personajes de una creación que encierra un discurso cerrado, apenas contaminado por el exterior mediante diminutos poros que conducen al laberinto de mi mente. Un laberinto que siempre lleva a algún lugar, tal vez al verdadero, o quizá a sus antípodas… personajes que se hacen presente oníricamente velados por una mitología de mi propia creación.


Hay ocasiones en que la criatura supera al creador, que salta de la fría materia para hacerse un hueco entre la sangre caliente, aunque liberada del handicap de la condición mortal. Criaturas que dan lugar a una singular obra materializada en una no menos singular técnica, ideada por mi inquietud en torno a la descontextualización de elementos y su comportamiento al someterlos a una cohesión fuera de su entorno -usando para ello las antiguas técnicas de grabado hasta conseguir la trasposición de materiales-. Un nuevo modo de creación, donde se mezclan los pigmentos en suspensión con la pieza objetual; la película digital queda delegada a la matriz, y el poliéster se convierte en el soporte, dando como resultado piezas tridimensionales en las que el grabado queda incrustado. Es, en definitiva, la descontextualización de la materia

«Si, hay veces en que la criatura supera al creador, pero las mías salvan sin esfuerzo las barreras de la materia inerte para habitar en un cielo con nombre y apellido»